Nuestras soluciones en packaging

17-11-2022

Diseño del Packaging, aspectos clave

Diseño del Packaging, aspectos clave

FUENTE. TENTULOGO

No existen leyes universales para definir lo que hace que un producto venda más. Es una serie de muchos factores a analizar y probar.

A continuación te daremos algunos aspectos clave, de todos modos si quieres que te ayudemos de un modo más personalizado a crear tu marca, identidad y/o empaque, no dudes en contactar con nosotros.

El equipo de Arplast estaremos encantados de ayudaros.

Antes de comenzar, la primera pregunta que debes hacerte es:

¿Dónde y de qué modo se va a vender mi producto?

No es lo mismo que vaya a estar en un supermercado a que vaya a estar en tiendas especializadas o sus ventas vayan a ser online. Su almacenamiento, transporte y exposición, juegan un papel crucial. 

Ten siempre muy en cuenta dónde se va a mostrar tu producto y cual va a ser su entorno / ecosistema, además de su manipulado, almacenamiento (apilamiento) y transporte.

Teniendo clara la pregunta anterior, se deben tener bien presentes tres factores:

 
  • La marca
  • El producto
  • El consumidor

Siempre teniendo en cuenta a:

  • La competencia

Veamos en detalle:

La marca

Si bien existen marcas de un solo producto, por lo general una marca suele tener una serie de productos (o servicios) y es muy importante trabajar muy bien dicha marca. Todo el branding (diseño, marketing y publicidad) encaminado en crear una «imagen de marca» (la percepción mental que los consumidores tienen de la misma).

Tu puedes ir sacando diversos productos, que lo más importante es crear una marca perdurable, confiable, con una identidad definida, un público reconocible y medible.

El producto

Cada producto debe satisfacer de algún modo una necesidad del mercado. Además, debe ofrecer algo propio, único, que le diferencie del resto. 

El consumidor

El tercer pilar y sobre el que debe girar todo es el consumidor. De nada sirve que para tí sea el producto perfecto y hermoso si para tus consumidores es irrelevante. Esta es la parte más dura de todas y en donde más experiencia y análisis se necesita para poder dar con tecla.

Esos 3 pilares son fundamentales y hay que tener cuidado de no sacrificar uno por satisfacer otro. Por ejemplo:

Supongamos que tienes una marca de refrescos, pero quieres hacerlo sumamente jovial porque está demostrado que la juventud es quien más refresco consume, pero en ese trayecto, por querer complacer demasiado al consumidor, obvias la esencia de tu marca, haciéndole perder credibilidad. Debe existir un balance perfecto entre marca, consumidor y producto, todo ello teniendo siempre clara tu posición en el mercado respecto a tu competencia. Tienes que diferenciarte.

LA COMPETENCIA / MERCADO

Y el cuarto factor que nunca se debe perder de vista es la competencia, ya sea por lo comentado anteriormente de que debes posicionarte y diferenciarte por «algo» muy bien definido y apreciado de valor por tus consumidores, como también por otro factor que algunos olvidan: «Parecer lo que se es».

Es decir, en ocasiones, por querer diferenciarnos de un modo excesivamente creativo, corremos el riesgo de que el producto deje de parecer lo que es. Por ejemplo haces un diseño muy creativo para unos chocolates, pero el consumidor no logra entender que se trata de chocolates porque usa un lenguaje visual demasiado diferente. Eso puede ser también terrible para tu producto.

  • Es por todos estos motivos que siempre recomendamos fervientemente que recurras a profesionales expertos en la materia, no basta con «diseñar bonito» para lograr un producto bien posicionado en el mercado. Las ventas te lo agradecerán.

Además a lo anterior, por muy estudiado que pueda parecer todo el asunto, un gran packaging debe siempre permanecer en las líneas de la simplicidad, nada recargado, que tenga una impresión pulcra y que logre transmitir el mensaje rápidamente, sin tener que detallarlo demasiado. Otro aspecto a considerar es en el caso de las marcas que han tenido rediseños, que siempre se mantenga la esencia y el origen de la marca, que cause en los consumidores ese lazo de nostalgia que tanto vende. Cuando se rediseña la identidad visual de una marca, siempre, pero siempre debe quedar algún elemento que la conecte con el pasado, sino sería como crear toda una nueva marca y empezar todo desde cero.

Comparte esta noticia:

Facebook LinkedIn Twitter