Nuestras soluciones en packaging

21-12-2018

El color, el marketing sensorial y los envases

Si la etiqueta y el envase no convencen en un abrir y cerrar de ojos, el producto se queda en el estante de la tienda.

El color tiene muchas aplicaciones en el diseño de envases. En primer lugar puede usarse como identidad de la marca que ayuda a definirla visualmente, y con el tiempo y tras el uso continuado de ese color, este puede convertirse en propiedad de la marca y así cuando un consumidor lo ve, inmediatamente lo asocia con ella.

El consumidor mantiene estrechas relaciones psicologicas color vs producto pero al mismo el instinto  lo empuja a relacionar el color con diferentes sentimientos.

También el color puede aplicarse a destacar la tipografía, el logo, o las viñetas.

El color es un perfecto discriminador visual que adquiere diferentes niveles de importancia.

En gamas o series de producto el color puede ayudar a diferenciar y facilitar al consumidor a elegir su producto.

El color se aplica en el diseño de las etiquetas y los envases como soporte de la información. Su objetivo es transmitir al receptor un mensaje en el proceso de comunicación, hacerlo comprensible y enlazarlo con una emoción agradable.

Adicionalmente todos los involucrados en los procesos creativos deberían recordar las dos reglas de oro del diseño de un envase antes de poner manos a la obra. Esta dos reglas son: menos es más; y mucho suele ser de muy poca ayuda.

 

By: Envapack

Comparte esta noticia:

Facebook Google LinkedIn Twitter

Newsletter

Suscríbete a Novedades de Arplast, del sector del packaging y envases plásticos

Siguenos en...